lunes, 12 de diciembre de 2011

Colección de ropa con el sello de Juan Valdez


Juan Valdez ha lanzado su nueva colección de ropa inspirada en el estilo de vida de la juventud actual y las tendencias de la moda mundial, ¿Por qué una marca identificada con el café colombiano le apuesta a la moda? ¿De qué manera esta nueva estrategia favorece el negocio de la Federación Nacional de Cafeteros?

La semana pasada fue presentada una nueva colección de ropa con el sello Juan Valdez, inspirada en el estilo de vida de los jóvenes colombianos. La colección compuesta por 35 prendas para ser usadas en ocasiones formales e informales, tiene como propósito vivir experiencias únicas de un ‘target’ importante para la marca colombiana.

El “negocio de ropa” se inicio con la venta de camisetas, suéteres y gorros de corte institucional, cuando la Federación de Nacional de Cafeteros abrió la primera tienda Juan Valdez en 2002. La acogida fue tan grande que los directivos decidieron incorporarla de manera formal como una “línea de negocio de ropa” orientada a la juventud.

En 2007 lanzaron la primera colección de ropa Juan Valdez, llamada “Cumbre”, inspirada en los diferentes colores que toma el grano en su maduración: del verde viche al rojo cereza, idea que refuerza la estrategia de educar al consumidor con los diferentes aspectos que conlleva el cultivo del café, estrategia que en mi modesta opinión se ha desviado de su cause. Hoy en día se lanzan 4 colecciones al año con sello Juan Valdez.

Actualmente el diseño de las colecciones corresponde a las expectativas de la gente joven, manifestaciones que se capturan a través de las redes sociales y en las propias tiendas de la Federación, pero que deberían orientarse al concepto esencial de lo que es y lo significa la caficultura colombiana, con el objeto de darle mayor personalidad e identidad a la marca de ropa que se rotula con el sello Juan Valdez. En este aspecto sería aconsejable establecer un concurso de diseñadores colombianos de moda para traducir las expectativas de la gente joven, pero ajustadas al concepto del oficio del cultivador de café.

En los últimos años la marca de ropa rubricada con el logo de Juan Valdez ha logrado conquistar los corazones de la juventud debido, en buena medida, a diseños originales, colores innovadores y también por lo que Juan Valdez representa. Hace unos meses Carolina Parra, una joven universitaria adquirió un chaleco negro con el rótulo de Juan Valdez para combinarlo con un buzo verde, y expresó su lealtad con la marca de la siguiente manera: “me siento muy orgullosa de llevarlo, además es una prenda de buena calidad. Cuando pienso en esta ropa pienso en lo mejor del país”.

En su momento, Gabriel Silva, Gerente de la FNC hasta 2008 y gestor de la nueva forma de negocio de los caficultores, manifestó: “Juan Valdez es el símbolo de los valores de los colombianos, la honestidad el trabajo duro, el compromiso con la calidad. Es mucho más que una marca, los colombianos sienten que cuando usan una prenda de vestir Juan Valdez, están portado los valores de Colombia, es otro escudo de nuestro país”.


Estrategia de marca preconcebida
Pero detrás de lo anterior hay una estrategia preconcebida que busca conectar la marca con el consumidor joven. Edwin García, director del área de mercadeo de Procafecol, sostiene: “la colección de ropa es una forma de mantener unida la marca con la juventud urbana y también una manera de comunicase con ella. Esa forma de llevarse puesta la marca, consigue afianzar la relación con los consumidores”, concluye.

Por otro lado, la nueva “línea de negocio” hace parte de las numerosas iniciativas de la Federación enfocadas a contribuir al bienestar de los cultivadores que se traducen en ingresos adicionales y que de alguna manara logran aliviar sus economías domésticas. Las prendas de vestir representan un porcentaje cercano al 15%, del total de las ventas de cada una de las tiendas, cifra muy significativa, teniendo en cuenta que estos puntos no son especializados en venta de ropa.

El éxito que ha tenido la "línea de negocio de moda” demuestra que el “reinvento” de las tiendas Juan Valdez es una fórmula acertada, y que el sello impreso en las prendas de ropa identifica al consumidor joven con la marca, pero no debemos olvidar, que la esencia de lo que representa es más importante porque se lleva en el corazón.